Italia se acerca a la normalidad post-COVID

Los cafés, restaurantes, cines y teatros italianos reabrieron parcialmente el lunes en la mayoría de las regiones, en el marco de una relajación primaveral escalonada de los cierres del COVID-19.

Catorce de las 20 regiones del país han sido designadas zonas amarillas, lo que significa que el riesgo de COVID-19 es relativamente bajo.
Puedes ver las zonas actualizadas aquí >

Cinco están clasificadas como naranja y una, Cerdeña, como roja.

En las zonas amarillas, los cafés y restaurantes pueden ahora servir a los clientes al aire libre, tras un cierre casi total de unas seis semanas.

Sin embargo, tomar un espresso rápido y un cornetto, el equivalente al croissant francés, de pie en la barra -un ritual matutino para millones de personas- seguirá estando prohibido durante otras seis semanas.

También se volvieron a permitir los deportes de contacto amateur al aire libre. La reapertura de piscinas y gimnasios se hará de forma escalonada en las próximas semanas, con estrictas normas de distanciamiento social en vigor.

Los teatros, cines, museos y lugares del patrimonio cultural volvieron a abrir, aunque con un aforo limitado de no más del 50% para los que estaban en el interior. Muchos también exigieron reservas por Internet para controlar la afluencia.